Desde TZ Fabricantes destacamos la importancia de una corbata a la hora de vestir. La corbata es un complemento de la camisa y generalmente se usa a la hora de vestir un traje o una americana.

La importancia de la corbata dentro de la vestimenta formal para un hombre es fundamental y por ello, aconsejamos que el nudo de la misma tiene que ser lo más perfecto posible. Realizar el nudo de la corbata, aunque a priori puede parecer complicado, es una tarea muy sencilla. Además, saber hacer el nudo de nuestra propia corbata nos puede ayudar en situaciones de apuro y facilitarnos mucho el uso de este magnífico complemento para la ropa de vestir de hombre.

El primer nudo del que vamos a hablar es el nudo Windsor, se trata del nudo clásico de corbata y el más extendido entre los usuarios de esta prenda de vestir. Se suele utilizar en corbatas de pala ancha y destaca por su anchura y corte clásico.

Lo primero que debemos hacer es colocar la corbata alrededor del cuello de la camisa, dejando siempre más larga la parte de la corbata más ancha respecto a la parte más estrecha.

Paso 1: hay que cruzar el extremo ancho de la corbata sobre el fino. Consiste en crear una especie de X asimétrica en la que el lado fino queda por debajo del ancho.

Paso 2: Con el lado ancho formar una V a partir de la X anterior y hacer un lazo cruzando el extremo ancho de la corbata por debajo del extremo estrecho. Tras hacer el lazo, lleva el extremo ancho hacia debajo de tal forma que mantenga la posición inicial.

Paso 3: Aprieta el lazo tirando del extremo ancho y cruza dicha parte sobre el extremo estrecho en dirección derecha.

Paso 4: una vez hecho esto, es muy importante repetir la lazada explicada en el paso 2.

Paso 5: Si se han realizado las indicaciones correctamente, debería quedar algo parecido a un nudo flojo envuelto alrededor del extremo estrecho. A partir de aquí, vuelve a pasar el lado ancho de la corbata por debajo del nudo flojo mencionado antes y lleva la corbata hasta abajo.

Paso 6: Ajusta el nudo de la corbata a tu cuello y cuádralo de tal forma que quede totalmente recto y alineado con el cuello.

Si todo ha salido bien, tendrás tu nudo Windsor, pero no desesperes si no te sale a la primera ni en varios intentos, se trata de una acción sistemática y que necesita de práctica para conseguir un buen resultado. Así que recuerda practicar la técnica para convertirte en un auténtico experto anudando corbatas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies